El presidente francés, Emmanuel Macron, fijó este martes en cinco años el periodo para reconstruir "todavía más bella" la catedral de Notre Dame de París, un día después de que fuera parcialmente devastada por un incendio. "Somos un pueblo de emprendedores. Tenemos mucho que reconstruir. Y la reconstruiremos. Más bella todavía", aseguró el presidente en una alocución solemne televisada a la nación desde el palacio del Elíseo.

Macron ha asumido que "el incendio de Notre Dame ha afectado profundamente al espíritu y el corazón de los franceses y del mundo entero", si bien ha considerado que se trata solo de un recordatorio de que "la historia no se detiene nunca". "A lo largo de nuestra historia, hemos construido ciudades, puertos e iglesias. Muchas veces se han quemado, han sido destruidas. Y cada vez las hemos reconstruido de nuevo", ha enfatizado. El mandatario galo ha subrayado que "siempre tendremos desafíos que superar", instando a los franceses a permanecer unidos para superarlos.

"Debemos ser mejores que nosotros mismo. No debemos perder el hilo de nuestro proyecto nacional, un proyecto humano, apasionadamente francés", ha instado. Macron se ha mostrado consciente de que muchos están "impacientes" por depurar responsabilidades, si bien ha pedido a los franceses "no quedar atrapados en el odio". Hay un momento para la acción y otro para la reflexión, "no los mezclemos", ha zanjado.