La Agencia Francesa de Meteorología advierte de una posible ola de calor la próxima semana cuyos efectos se harán notar en zonas como Francia, Alemania, Austria, Reino Unido, Noruega, los Países Bajos, España y Portugal. En Francia, esta situación agudizará el problema de sequía que vive el país con el aumento de hasta doce grados en las temperaturas.

Por su parte, en España, se esperan temperaturas ocho grados superiores a la media habitual de la temporada, llegando a los 40 grados en zonas como Extremadura y Andalucía y los 36 en Castilla y León. Además, los expertos advierten que es probable que Europa experimente un "calor extremo durante gran parte del resto del verano".

La situación es especialmente preocupante por la anomalía en la humedad del suelo, que hace que Europa Occidental se "seque y abrase".