Una mujer, de 30 años, y un hombre, de 29, disfrutaban de una divertida noche de fiesta en la ciudad rusa de San Petersburgo sin saber, de ningún modo, lo que les iba a ocurrir. Según relatan los vecinos, la pareja se encontraba disfrutando de una noche de fiesta "salvaje". Incluso, señalan que antes de que ocurriera la fatídica escena, un televisor cayó también por la ventana.

Los vecinos aseguran que vieron a ambos parcialmente desnudos manteniendo relaciones sexuales en el umbral de la ventana cuando se precipitaron al vacío. Tras preguntar a los testigos, se supo que el hombre consiguió salvarse al caer sobre el cuerpo de la mujer, que falleció en el momento. El hombre, lejos de asistirla, se levantó y se adentró de nuevo en el edificio para continuar la fiesta.

La policía investiga los hechos como un posible caso de asesinato.