El proclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, ha explicado en una entrevista en exclusiva con Antena 3 Noticias que está a favor del ultimátum emitido por algunos países, entre ellos España, para que Maduro convoque elecciones y recuerda que "hay 300.000 vidas venezolanas en riesgo en este momento de morir por falta o de alimentos o de algunos insumos". "Sabemos que un dictador no va a alegremente entregar el poder", matiza.

El siguiente paso si Nicolás Maduro no da el paso de irse está, en su opinión, claro: "Avancemos nosotros en la transición, en el cese de la usurpación y en la elección libre porque esta situación no puede ser eterna". Así, considera que "está todo sobre la mesa". Por ejemplo, subraya que es la primera vez que la oposición ha hablado "tan claramente" con los militares y esperan "un apoyo del lado de la Constitución", aunque lamenta que "los 27 sargentos que se manifestaron contra lo que está pasando en Venezuela están siendo torturados".

En cualquier caso, insiste en la importancia de la presión internacional, que se puede ejercer desde un punto de vista económico porque el país depende de las exportaciones de petróleo. De hecho, cree que a día de hoy "Maduro no tiene cómo soportar su propio aparato burocrático".

A pesar de todos los condicionantes, Guaidó descarta que la situación actual de Venezuela se vaya a extender en el tiempo porque no descartan "marchar al centro del poder y ejercer presión sobre las fuerzas armadas". Además, cree que a Rusia no le conviene intervenir porque "entiende que la mejor forma de preservar sus inversiones y sus intereses es con un cambio de gobierno".

Asimismo, mantiene su propuesta de amnistiar a Maduro y cualquier funcionario del régimen y considera "una opción" que el mandatario abandone el país, como ha sucedido en otras transiciones. No obstante, entiende que no toman esta decisión porque "preservan sus intereses" tras recibir miles de millones de euros en las dos décadas que el chavismo ha estado en el poder.

En cuanto a su seguridad, el proclamado presidente, dice que no teme a pesar de que esta semana el Faes ha estado en su casa mientras él estaba en un acto. "Tememos por continuar en esta situación. Hay riesgos de ejercer la política en Venezuela, muchos riesgos", zanja sobre el asunto. Además, denuncia que "ya ha habido" derramamiento de sangre."Cuando dicen que todas las opciones están sobre la mesa, nosotros soberanamente ejerceremos todas las opciones", especifica Guaidó sobre una posible intervención de Estados Unidos.

Por ello, tiene un mensaje optimista para los emigrantes venezolanos en otros países: "Que preparen maletas porque las oportunidades van a regresar y los que quieran regresar, con ellas". En este sentido, comprende que haya "incrédulos" tras 20 años de lucha pero en este momento se tienen "todas las variables" porque se tiene el respaldo de la mayoría popular y de la comunidad internacional. así como las deserciones en las Fuerzas Armadas y en el grupo de Gobierno.