Jordi Cuixart tras salir de prisión

Publicidad

'Procés'

El presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, regresa a la cárcel llamando a desobedecer las leyes

Los dirigentes independentistas condenados por el 'procés' han vuelto a la cárcel al revocar el juez el tercer grado que les concedió la Generalitat. Lo han hecho con mensajes independentistas contra el Estado. Jordi Cuixart ha sido más explícito llamando directamente a la desobediencia.

El presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, ha llamado a desobedecer todas las leyes injustas: "Tenéis todo el derecho del mundo a desobedecer. No tenéis ninguna obligación de obedecer las leyes injustas. No tengáis ningún miedo a la cárcel, no tengáis ningún miedo a la represión". En un acto frente a la prisión de Lledoners para ingresar a la cárcel después de la suspensión del tercer grado a los presos del 1-O, ha asegurado que, aunque tumben sus beneficios penitenciarios, no renunciarán a seguir luchando por la independencia y la autodeterminación "porque esto sería renunciar a la vida". Además, ha enviado un mensaje al Gobierno central: "Si esta es la propuesta de diálogo, nuestra respuesta es bien clara. Sí a seguir luchando con determinación por la defensa de los derechos fundamentales y el ejercicio a la autodeterminación. No renunciaremos nunca", y ha apelado a la unidad del soberanismo.

Recibimiento en Lledoners

Los líderes independentistas presos han regresado a la cárcel de Lledoners (Barcelona) entre llamamientos a "no desfallecer" y a mantener en alto sus convicciones políticas frente a la "represión" y a lo que consideran un acto de "venganza" del Estado contra el independentismo. La juez de vigilancia penitenciaria ha suspendido el tercer grado al exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, a los exconsellers Raül Romeva y Joaquim Forn, así como a Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, mientras resuelve los recursos de la Fiscalía contra su régimen abierto, por lo que volverán a pasar todo el día en prisión. Así lo ha acordado la titular del juzgado de vigilancia penitenciaria número 5 de Cataluña, horas después de que esta mañana la Fiscalía haya pedido que suspendiera de forma inmediata el tercer grado a seis de los nueve presos del procés para evitar que la semilibertad que les concedió la Generalitat cree una "total sensación de impunidad". Los presos han ido llegando a Lledoners, donde los esperaban decenas de independentistas entre gritos de "Libertad" y "No estáis solos", congregados mediante una convocatoria exprés tras conocerse la decisión judicial.

Publicidad