Ya lo apuntaba Sánchez en Bruselas, "todos debemos replantear nuestras estrategias" después del 26M. Su número dos en el partido, José Luis Ábalos, precisa, no quieren un gobierno de coalición, pero sí parecen más dispuestos a que Podemos pueda ocupar algún ministerio o personas independientes.

Los de Pablo Iglesias amenazan con tumbar la investidura de Pedro Sánchez. Fuentes de Podemos piden a Sánchez que dé la cara y aseguran que no tienen miedo a un adelanto electoral. Tampoco lo tiene el Gobierno. Otro frente que se le abre a Sánchez es el PNV. Los nacionalistas vascos amenazan con no apoyar su investidura si el PSOE permite un gobierno de derechas en Navarra.

Coalición Canaria aporta una solución que pasa por Ciudadanos, dice Ana Oramas que se pueden abstener por "servicio a España". Pero Ciudadanos insiste en que no facilitará un gobierno de Pedro Sánchez: "Le dijimos eso a los ciudadanos en la campaña y lo vamos a cumplir", repite su secretario general, José Manuel Villegas. En cualquier caso, desde el gobierno siguen presionando a Ciudadanos y cediendo ante Podemos hasta que se aclare de qué lado cae la balanza.