Irene Montero reconoce "desencanto", pero lo asocia a la política en general, más que con su partido: "No somos todo lo que podríamos haber sido". Su error más grave es cómo han gestionado sus asuntos internos. Y dice que ellos piden el voto porque son los únicos que tienen las manos libres para abordar la "crisis civilizatoria". Reitera en una entrevista en la Cadena Ser que "pronto" habrá una mujer al frente de Podemos, solamente como consecuencia de que son "tiempos de mujeres", aunque no quiere aclarar si es una estrategia para frenar a Íñigo Errejón en su nueva aventura en competición con su antiguo partido. No quieren dar demasiado valor a las encuestas y mantienen que unos pocos votos pueden cambiar el resultado de las elecciones.

La portavoz de Podemos en el Congreso reconoce que la situación de Venezuela es "insostenible". Rechaza una intervención militar y mantiene que la solución es el diálogo.

También te puede interesar:

Montero asegura que una mujer sucederá a Iglesias en Podemos y que eso ocurrirá "pronto"