La decisión de que los servicios de Uber y Cabify puedan precontratarse con solo 15 minutos de antelación ha provocado una reacción inmediata en el sector del taxi.

Élite Taxi, la principal asociación del colectivo de taxistas de Barcelona, ha anunciado una huelga indefinida con carácter inmediato. El portavoz de esta asociación, Álberto Álvarez, ha explicado que ha abandonado la reunión del pleno del Consejo del Taxi antes de que acabara en protesta por la propuesta de la Generalitat.

Tras convocar una asamblea improvisada con los centenares de taxistas convocados a las puertas del departamento de Territorio de la Generalitat, donde se ha celebrado el encuentro, han acordado convocar una huelga indefinida y reunirse en la terminal 2 del Aeropuerto de Barcelona-El Prat para decidir qué medidas concretas de protesta adoptan.

 

Ellos pedían que el margen fuera como mínimo de una hora y anuncian que están dispuestos a iniciar "una guerra".

Ocupan la Gran Vía

Los taxistas del área metropolitana han decidido ocupar la confluencia de la Gran Vía con el Passeig de Gràcia de Barcelona, tal y como ya hicieron el verano pasado, para rechazar la normativa sobre vehículos de alquiler con conductor, los VTC, que promueve la Generalitat.

Así lo han decidido durante una asamblea celebrada en la zona de espera que los taxis tienen en la terminal T2 del Aeropuerto Barcelona-El Prat, después de que la Generalitat les haya informado de que obligará a precontratar los servicios de Uber o Cabify con una antelación de 15 minutos.