Publicidad

Coronavirus

Reabren las fronteras entre España y Portugal para alivio de comerciantes y hosteleros

La pasada medianoche reabrían las fronteras entre España y Portugal tras más de tres meses cerradas como medida preventiva para evitar la propagación del coronavirus. Esto ha supuesto un alivio para comerciantes, hosteleros y trabajadores transfronterizos.

Desde este sábado quedan reabiertos todos los pasos fronterizos, un hecho que contrasta con lo que se vivía hasta este viernes, cuando en Galicia sólo estaban abiertos los pasos de Tui (Pontevedra) y de Verín (Ourense), para aquellas personas que tuviesen una causa justificada para cruzar la frontera. Esto obligaba a muchos trabajadores transfronterizos a realizar largos trayectos en coche con la consecuente molestia y gasto económico que esto suponía. Sólo en la eurorregión Galicia-Norte de Portugal, más de 13.300 trabajadores residen en un lado de la frontera y se tienen que desplazar a diario al otro lado.

Hoy se respira otro ambiente. Luís regenta una cafetería en la calle de Tui que conduce al puente internacional y dice que "ya se ve que hay vida en la calle, que llevaba meses vacía". De la misma opinión es Felix, un portugués al que encontramos en una farmacia tudense y que, por si acaso, trae consigo el certificado de que ya ha recibido las dos dosis de la vacuna.

En el otro lado, en Valença do Minho, también se vive con alegría la reapetura. María do Ceu, dependienta de una tienda de ropa en esta localidad lusa, asegura que "nosotros sin los visitantes y compradores españoles no somos nadie", y Lucia añade que "todavía no vemos a muchos españoles, pero los que vemos a mí ya me alegran el día".

Galicia y las otras Comunidades que hacen frontera con Portugal siguen con cierre perimetral, lo que está generando bastante confusión. Desde la Delegación del Gobierno en Galicia apuntan que debe respetarse ese cierre perimetral y que, por lo tanto, los gallegos no podrían salir hacia el país vecino, pero lo cierto es que la experiencia indica que los controles de movilidad no están siendo muy intensos.

Publicidad