El Estado se ahorrará unos 90 millones de euros al bajar el precio de miles de medicamentos. El abaratamiento se notará, por ejemplo, en antiinflamatorios tan utilizados como el ibuprofeno.

Entre los medicamentos que van a reducir el precio se encuentran antiinflamatorios, antitusivos, o fármacos para la artrosis, la hipercolesterolemia, glaucoma o la hipertensión arterial. Así, los diez principios activos con mayor impacto en la bajada de precios representan el 89% de la reducción de la factura.