84.010500

Publicidad

Lapo Elkann

Lapo Elkann, heredero de Fiat, vuelve al exceso de velocidad y el consumo de drogas

Hace un año estuvo cuatro días en coma tras un accidente de coche en Israel y prometió reformarse, pero Lapo Elkann ha vuelto a las andadas.

Si la prensa del corazón de Italia tuviera que señalar a un icono de la buena vida y del glamour, ese sería Lapo Elkann, el heredero de la marca Fiat. Conocido por sus excesos, ha vuelto a las portadas por dos de sus pecados favoritos: la velocidad al volante y el consumo de drogas.

Es la oveja negra de los Agnelli, una de las grandísimas fortunas italianas, fabricantes también de los prestigiosos Ferrari.

A sus 43 años, Lapo Elkann arrastra una merecida fama de playboy desenfrenado y amante del lujo y el glamour. Es hijo de un novelista estadounidense y nieto de Giani, el todopoderoso fundador de Fiat.

Perseguido desde muy joven por los paparazzi, ha llevado una vida de excesos, al tiempo que presidía distintas empresas, sobre todo de moda.

Además de algún altercado con la policía o la prensa, tiene en su haber dos grandes escándalos: en 2005 fue ingresado casi moribundo en un hospital de Turin por una sobredosis de opio, heroína y cocaína. Y en 2016 simuló su propio secuestro para sacarle 10.000 euros a la familia porque se había gastado todo el dinero en dos días de juerga continua en Nueva York.

Hace un año estuvo cuatro días en coma tras un accidente de coche en Israel, y una vez recuperado se comprometió a reformarse. Pero ahora se ha sabido que en septiembre pasado fue detenido en la Riviera italiana por exceso de velocidad y tenencia de cocaína, algo que apenas ha sorprendido ya en su país.

Publicidad