Sequía

Las comarcas olivareras, atenazadas por la sequía y por la inflación

La sequía es la responsable de la pésima cosecha de aceite de oliva: un 80% de la media de los últimos años. Un problema que afecta no sólo a Andalucía, donde se concentran las mayores extensiones de este cultivo sino también a otras regiones como Navarra, Cataluña, Aragón, Valencia o Extremadura. La reducción del número de jornales, unida a la subida de los costes de producción, está poniendo en graves aprietos económicos a todas estas comarcas olivareras.

Publicidad

La histórica sequía que ha sufrido España ha gripado el motor de las zonas olivareras. Un dato: apenas se va a recoger un 20% de aceituna, un 80% menos. En este año que la cosecha viene tan mal preguntamos a una vecina de la localidad de Iznatoraf, en Jaén, cómo están las cosas en su hogar: "Pues claro, si no hay jornales dime tú el panorama".

La sequía, causante de la peor cosecha en décadas

Con 15 jornadas en vez de las 60 habituales, los conocidos como "tajos", sufren los hogares y también los negocios de la zona; desde la construcción a la hostelería, pasando por los comercios.

"Si los jornales fallan en los pueblos de la comarca, entonces os afecta directamente. Muchísimo. Si tienen una boda, un bautizo, lo hacen en casa e intentan recortar de cualquier manera", comenta Lola Espuny, propietaria del restaurante El Molino de Castellar, también en Jaén.

La economía depende en un 80% del olivar

Francisco, también vecino de la localidad y propietario de una ferretería afirma: "La gente con lo que tienen de otros años se van apañando. El gasto es mínimo"

"Al no haber cosecha, y ya si este año, fuese otro año de sequía, sería desastroso para todos nosotros", concluye Ramón Macías, gerente del Rick's, uno de los bares de coctelería.

"Entonces, pues sí, pues sí... la gente joven se va a ir fuera más que otros años", añade preocupado Juan Luis Mercado, presidente de una de las principales cooperativas olivareras del pueblo.

La gente joven acabará emigrando

La inflación y la mala cosecha está afectando seriamente a comarcas como la de El Condado, en Jaén, cuya economía depende en más de un ochenta por ciento del olivar. La falta de jornales está perjudicando también al comercio y a la hostelería por lo que las autoridades buscan soluciones a toda costa.

"Poner a disposición de aquellos que quieran instalarse aquí en Castellar, instalar alguna empresa que sea novedosa, el ayuntamiento de Castellar va a intentar colaborar por todos los medios posibles" nos asegura Pedro García Anaya, alcalde de Castellar.

Hacen falta otros motores económicos: turismo y empresas innovadoras

Otro alcalde, el de Iznatoraf, Pascual Manjón añade: "La verdad es que habría que fomentar el tema del turismo, para que los jóvenes vean una oportunidad de trabajo".

"Pero que sí, ya iremos saliendo poco a poco", concluye optimista Francisca, vecina de ese pueblo próximo a Cazorla, esperanza que comparten casi todos en la comarca.

Publicidad