El partido se celebró en Viena, el pasado 22 de junio, tras la invitación del equipo local, FC Marihilf, con motivo de la celebración de su vigésimo aniversario, según informa el propio club austriaco. Tres jugadoras del equipo austriaco se levantaron las camisetas para mostrar dibujos en sus vientres y lemas pro-aborto como "mi cuerpo, mis normas".