Ocurrió en el Rally de Gualaceo, en Ecuador. Un conductor perdió el control de su automóvil y arrolló a varias personas que se encontraban en la acera, un lugar muy peligroso y cercano a la carretera.

Pudo ser mucho peor ya que en el lugar había muchas personas más que por suerte no sufrieron ningún percance.