89.749333

Publicidad

Coronavirus

La boda cancelada por el coronavirus de Eva y Ángel: "Hasta 2021, nada"

La triatleta paralímpica Eva Morales y su novio, el también triatleta Ángel Salamanca, se casaban a final de mes pero el coronavirus lo ha impedido: "Es un chasco", reconoce ella.

La triatleta paralímpica Eva Morales y su novio, el triatleta Ángel Salamanca, iban a contraer matrimonio a final de mes, pero esta es una historia de sí quiero, pero no puedo... y con todo el dolor de su corazón Eva y Ángel han querido contar el porqué tras la cuarentena por el coronavirus.

Ambos iban a contraer matrimonio el próximo 28 de marzo en Aranjuez después de que Ángel le pidiera matrimonio en las Series Mundiales de Yokohama el año pasado. Sin embargo, no les quedó más remedio que cancelarla el pasado jueves.

"Los del salón fueron los primeros que nos dijeron que era lo mejor que podíamos hacer. Se han portado muy bien y nos respetan el precio y nos guardan todo hasta que pase todo y encontremos una nueva fecha, pero yo tengo claro que ya hasta el año que viene nada", cuenta Eva a Marca.

Y es que en verano lo tendrían complicado: "Es que si se soluciona en junio, por poner un ejemplo, nosotros ya competiríamos todos los fines de semana y luego vienen los Juegos Paralímpicos de Tokio. Ya me he hecho a la idea de que hasta 2021 nada", apunta.

Estos dos triatletas lo han querido contar porque hace menos de un año en Yokohama y desde el podio, nos hicieron partícipes de su petición de mano. Micrófono y anillo en ristre, él se arrodilla y ella dijo sí.

Ahora no les ha quedado otra que atrasar la boda: "Es un chasco. Ayer (por el jueves) tenía la sensación de estar viviendo una auténtica pesadilla", dijo tras dar la noticia a los 130 invitados. "Mucha gente viene de fuera y me preguntaban los últimos días qué pasaba... Hay gente que viene de Londres, muchos de fuera de Madrid y tenían miedo de que no pudiesen volver después a sus casas", relata.

Un accidente de bicicleta dejó a Eva en silla de ruedas y esa cicatriz no le importa mostrarla. Ahora, de momento, siguen siendo novios. Eso sí siguen pensando en la boda, pero habrá tiempo...

Lo que sí tiene claro Eva es que prefiere que pase toda la crisis por la expansión del coronavirus: "Yo no quiero una boda en la que los camareros vayan con guantes y mascarilla y todo el mundo esté hablando de lo mismo. Además, en mi familia somos mucho de abrazarnos y besarnos y como ahora no se puede... ¡Vaya rollo de boda", dice".

Publicidad