"Viendo el resultado mentiría si dijera que no he forzado la amarilla, es algo que tenía presente y no es por subestimar al rival ni pensar que la eliminatoria se ha pasado. En el fútbol te toca tomar decisiones complicadas y lo he decidido así", comentó Sergio Ramos en zona mixta sobre la tarjeta que vio en el 88' ante el Ajax.

El capitán blanco realizó una falta sobre Dolberg que le hará perderse la vuelta en el Santiago Bernabéu, aunque sus declaraciones pueden exponerle a una dura sanción.

En concreto, a dos partidos, siempre y cuando Skomina, el colegiado del partido, recogiera las palabras de Ramos en el acta. Si no hay nada reflejado en el acta, ningún organismo puede entrar de oficio y el central sólo se perdería la vuelta.

 

Viendo lo ocurrido, el propio Sergio Ramos quiso rectificar sus palabras en redes sociales: "Quiero dejar claro que me duele más que a nadie, que no he forzado la tarjeta, como tampoco lo hice contra la Roma en mi anterior partido de Champions, y que apoyaré desde la grada como un hincha más con la ilusión de poder estar en cuartos".

Te puede interesar:

Sergio Ramos analiza el triunfo ante el Ajax: "Hoy el VAR ha anulado anulado un gol muy importante"