Hasta Barack Obama puso una evidente cara de preocupación cuando Zion se fue al suelo. La joven promesa del basket estadounidense vio cómo su zapatilla se rompía sin motivo aparente y cómo por ello sufría y sufre un esguince de rodilla.

No es el primer caso de una bota que se desintegra en pleno partido de baloncesto.