Estados Unidos

Un árbitro obliga a una jugadora de sóftbol a quitarse las cuentas y cortarse el pelo en Carolina del Norte

Polémica en Carolina del Norte. Nicole Pyles, jugadora de sóftbol de raza negra, fue obligada a quitarse las cuentas y cortarse el pelo. El argumento fue que las rastas podían golpear a los rivales y que las trenzas tapaban su número. ¿Nuevo episodio de racismo en Estados Unidos?

Publicidad

La polémica está servida y de nuevo es de tintes racistas y se produce en Estados Unidos, un país muy afectado por este problema en los últimos meses. Todo ocurrió en en partido escolar de sóftbol en Durham, en Carolina del Norte. Nicole Pyles, jugadora de sóftbol de raza negra, fue obligada a quitarse las cuentas y cortarse el pelo para poder participar en el encuentro.

Los dos colegiados que obligaron a la joven a quitarse las cuentas y cortarse el pelo se escudan en en aplicaron las reglas recogidas en la Federación Nacional de Asociaciones Estatales de Escuelas Secundarias (en Carolina del Norte), que prohíben viseras de plástico, pañuelos y cuentas para el cabello.

"Fue humillante. Estoy avergonzada porque me molestan frente a todas estas personas sin ningún motivo. El árbitro me había visto jugar varias veces. Si era una regla tan importante, ¿por qué no se hizo cumplir la primera vez que me vio entrar o salir del campo? Mis compañeros cortaron algunas de las cuentas con algo de pelo para que pudiera jugar", explicó la propia Pyles a 'The News & Observer'.

Pero la aplicación de esa norma no ha convencido a las escuelas públicas de Durham, que defienden que se trata de una normativa "culturalmente sesgada". Además, la Coalición del Sur por la Justicia Social ha calificado lo ocurrido como "un incidente discriminatorio" y han exigido a los funcionarios estatales "erradicar todas las formas de prejuicios contra las personas de raza negra en las escuelas".¡

Publicidad