Corredores profesionales, veteranos, aficionados. Aquellos más atrevidos y a los que les gusta sentir adrenalina se lanzan a correr en los encierros. Sin embargo, en estos últimos años los encierros están sufriendo cambios y no a todos les están gustando. El motivo de las quejas se debe a que cada vez es más común que los toros y cabestros protagonicen un evento más rápido y limpio, lo que profesionalmente es correcto pero por contra, no aporta ventajas a los corredores.