El largometraje de Cuarón, que consiguió su segundo Bafta como mejor director después de hacer lo propio en 2014 gracias a "Gravity", logró además el galardón a mejor película de habla no inglesa y mejor fotografía, también labor del cineasta.

La laureada cinta, que esta noche continuó su buena andadura en esta temporada de premios que culminará con los Óscar de Hollywood en los que opta a diez estatuíllas, narra la historia de la infancia de Cuarón. A través de los ojos de la mujer que le cuidó de niño a él y sus hermanos, a quien da vida la debutante Yalitza Aparicio, el director hace un retrato del México de los años setenta y una oda a sus recuerdos de niñez.

Una historia en blanco y negro, rodada en español y mixteco, que cosechó cuatro de los siete entorchados a los que optaba, suficientes para consagrarse como la gran vencedora de la gala, considerada la antesala de los Óscar, pese a que "La favorita" la superó en número de premios.

La cinta del griego Yorgos Lanthimos se quedó sin máscara a mejor película y a mejor director en favor de "Roma", pero venció en siete de las doce categorías en las que competía. Olivia Colman, que era la gran favorita por su interpretación de la trastornada reina Ana de Inglaterra, se llevó a casa el Bafta a mejor actriz, mientras que Rachel Weisz, una de sus sirvientas en el filme, arrebató el galardón de mejor actriz secundaria a su compañera de reparto, Emma Stone, que optaba a ese mismo premio y que no acudió a la gala.

Además, "La favorita" ganó el Bafta a mejor maquillaje y peluquería, mejor diseño de producción, mejor film británico, mejor guion original y mejor diseño de vestuario. Por su parte, "Bohemian Rhapsody", "Ha nacido una estrella" y "First Man", que partían con siete nominaciones cada una consiguieron dos, uno y ningún premio, respectivamente.