Publicidad

Un día después aún son evidentes los destrozos que el agua causó en el mercadillo de Los Cristianos, la tromba lo anegó por completo, en  a penas unos minutos la mercancía comenzó a flotar, no tuvieron tiempo de salvar casi nada salvo sus vidas, porque fue tanta la lluvia que el agua obligó a algunos a salir nadando.
Un mercadillo ubicado sobre un barranquillo que corrió ayer con fuerza, y desagües que no eran capaces de evacuar el agua acumulada,  más de 90 puestos afectados, pérdidas importantísimas no sólo mercancía sino incluso hasta la recaudación del momento. Hoy veían con horror las imágenes que ayer algunos captaron. Otros tratan de recuperar algo de sus mercancías, perritos al sol que difícilmente recuperarán el brío de antaño.Los camiones han trabajado durante todo el lunes en achicar y limpiar por aquí y por allá se encuentran zapatos, bolsos o camisetas que hablan de un aciago domingo de ventas.

Un día después aún son evidentes los destrozos que el agua causó en el mercadillo de Los Cristianos, la tromba lo anegó por completo, en  a penas unos minutos la mercancía comenzó a flotar, no tuvieron tiempo de salvar casi nada salvo sus vidas, porque fue tanta la lluvia que el agua obligó a algunos a salir nadando.
Un mercadillo ubicado sobre un barranquillo que corrió ayer con fuerza, y desagües que no eran capaces de evacuar el agua acumulada,  más de 90 puestos afectados, pérdidas importantísimas no sólo mercancía sino incluso hasta la recaudación del momento. Hoy veían con horror las imágenes que ayer algunos captaron. Otros tratan de recuperar algo de sus mercancías, perritos al sol que difícilmente recuperarán el brío de antaño.Los camiones han trabajado durante todo el lunes en achicar y limpiar por aquí y por allá se encuentran zapatos, bolsos o camisetas que hablan de un aciago domingo de ventas.

Publicidad