El proyecto de Carlos se centra en el desarrollo de láseres de rayos X duros, una nueva generación de láseres que impulsan la nanotecnología llamada ultrarrápida, necesaria en campos tan diversos como la fabricación de la próxima generación de dispositivos electrónicos y de almacenamiento magnético, o la gestión de energía fotovoltaica. Esta nanotecnología demanda herramientas de control de materiales hasta ahora inéditas, en dimensiones nanométricas y en escalas de tiempo ultrarrápidas a las que los láseres de rayos X duros pueden hacer frente, al aumentar en más de mil veces las prestaciones de los actuales.

Como hecho puntual destacamos que por primera vez un equipo de científicos internacionales ha conseguido producir los pulsos láser más cortos conseguidos hasta la fecha con “polarización a la carta”. La polarización, que puede ser lineal, circular o elíptica, es la dirección en la que oscilan las ondas electromagnéticas de la luz. Hasta ahora, sólo se había conseguido aislar pulsos láser de attosegundo con polarización lineal, o tener una cadena de ellos con polarización circular. Ahora, se ha podido generar pulsos muy cortos con “polarización a la carta”, es decir, con la lineal o la circular.