NUEVA SESIÓN DEL JUICIO EN A CORUÑA

NUEVA SESIÓN DEL JUICIO EN A CORUÑA

El fiscal cree que los dos padres de Asunta querían matarla, pero solo lo hizo la madre

El fiscal ha expresado su convencimiento de que tanto Rosario Porto como Alfonso Basterra, únicos imputados por la muerte de su hija Asunta, planearon de forma conjunta su fallecimiento, pero sólo la madre lo llevo a cabo.

El fiscal Jorge Fernández de Aránguiz ha expresado su convencimiento de que los padres de Asunta, únicos acusados de su muerte violenta, planearon de manera conjunta su fallecimiento, algo que no ve incompatible con que de la asfixia se ocupase solo uno, en este caso la madre, Rosario Porto.

En la sesión de hoy, el representante del Ministerio Público ha remarcado que hubo una sedación "repetida" en el tiempo, que sufrió Asunta Basterra, y la cual tuvo que ser llevada a cabo "a ciencia" cierta y con "paciencia" por ambos progenitores, puesto que dicho crimen "no se entiende" como cosa de uno de ellos en exclusiva.

"Sedarla está intrínsecamente relacionado con el asesinato y aquí aparece Alfonso", ha asegurado el fiscal, para seguidamente recordar que fue el padre de la víctima el que compró hasta en tres ocasiones grandes cantidades de fármacos con el principio activo Lorazepam, que reveló la autopsia como existente en el cuerpo de la pequeña

De Aránguiz se ha referido, asimismo, al "silencio" que ambos están teniendo durante el juicio en el que no se han incriminado mutuamente, algo que para el fiscal no tendría sentido en la cabeza de "un padre" puesto que cualquier persona se revelaría contra la madre después de los indicios existentes contra ella.

Aprecia, no obstante, un silencio mutuo que percibe como extraño y que se ha visto acrecentado, a su entender, por la memoria "selectiva" de Alfonso Basterra, circunstancia que hace que el propio representante del Ministerio Fiscal se pregunte: "¿Fue más listo que ella?" Ha puesto de relevancia, merced a ello, la acusación pública, la existencia, por tanto, de una "defensa concordada".

Del 21 de septiembre de 2013, cuando falleció Asunta, ha dicho que está comprobado que la madre estaba con la niña en el momento de la asfixia y no se puede "descartar" que no estuviese el padre de la cría. El fiscal admite como posibilidad de "objeto para la asfixia" el "manojo de papeles" hallado en la papelera de la habitación de la casa de Teo (A Coruña) en la que supuestamente murió Asunta, aunque acepta también como compatible con esa sofocación una funda de almohada de la cama, que no estaba allí, como tampoco aparecieron las alfombrillas del coche de Rosario Porto ni las zapatillas de deporte que llevaba la pequeña Asunta, que fue hallada descalza.

Ha hecho referencia el fiscal, por último, a la cuidadosa postura en la que se encontró el cuerpo sin vida en la pista forestal, que para el fiscal revela el "vínculo emocional" entre la víctima y sus asesinos. El representante del Ministerio Fiscal se ha dirigido al jurado popular que juzgará el caso y les ha reconocido el deseo "humano" de encontrar un móvil para este macabro hecho.

"Si me preguntan de qué estoy convencido yo, les diría que Alfonso buscaba recuperar a Rosario y con ello su modus vivendi". El Ministerio Fiscal pide 18 años para cada uno de los acusados. Rosario Porto y Alfonso Basterra son los únicos imputados por el crimen de su hija Asunta Basterra, que fue encontrada en una pista forestal de Teo en la madrugada del 22 de septiembre de 2013.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.