SUBEN LAS BOLSAS TRAS EL ACUERDO

SUBEN LAS BOLSAS TRAS EL ACUERDO

Grecia cierra el acuerdo con al menos el 95,7% de sus acreedores

El 95,7% de los acreedores privados de Grecia han aceptado aplicar una quita a sus carteras de deuda griega, según ha informado la Autoridad de Gestión de la Deuda Pública (PDMA) a través de un comunicado publicado este viernes en su página web.

De acuerdo a las fuentes cercanas al Gobierno griego el grado de participación "va bastante bien" y algunos medios lo elevaban al 80 % de los tenedores de deuda griega, aunque los datos oficiales no se conocerá hasta mañana.

El gobierno griego anunció que pretendía conseguir un nivel de participación de al menos un 90%. Bajo los términos del acuerdo, negociados con el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por sus siglas en inglés), los tenedores de bonos griegos renunciarían al 53,5% del valor nominal de sus activos al canjearlos por nuevos bonos, cuyo valor es menos de la mitad que el de los bonos originales y pagando un interés mucho menor.

La Unión Europea considera esta quita, que se producirá el próximo lunes, una condición previa para otorgar el nuevo préstamo por valor de 130.000 millones de euros que evite, de momento, la quiebra de Grecia. El acuerdo se anunció como un canje de deuda voluntario, pero Atenas declaró estar preparada para activar cláusulas de acción colectiva (CAC) para forzar a los tenedores de bonos de deuda griega a aceptar el acuerdo.

El viernes, el gobierno griego mantendrá una teleconferencia con sus socios del Eurogrupo para valorar el grado de participación alcanzado y decidir sobre la activación o no de las CAC. La quita es parte del plan del Eurogrupo y el FMI para reducir el peso de la deuda griega en el PIB del país desde el actual 165 % a un más sostenible 120,5 % en 2020.

El Eurogrupo examinará mañana los resultados de la quita a la deuda de Grecia

Los ministros de Economía de la eurozona celebrarán una reunión extraordinaria por teleconferencia para examinar los resultados del canje de bonos mediante el que los acreedores privados condonarán 107.000 millones de euros de la deuda de Grecia a fin de reducirla hasta niveles sostenibles.

La reunión del Eurogrupo  buscará dar la aprobación final al segundo rescate de 130.000 millones de euros para salvar a Atenas de la quiebra.  La activación definitiva del nuevo plan de ayuda está condicionada al éxito del canje de bonos y al cumplimiento por parte del Gobierno de Atenas de todos los ajustes previos que exigía la UE.

En su última reunión del 1 de marzo, el Eurogrupo constató que Grecia había hecho "progresos suficientes" en la puesta en marcha de las medidas previas, aunque quedaban cuestiones "pendientes".

Los ministros ya activaron entonces el primer tramo del rescate, que no va a Atenas sino que tiene como objetivo facilitar el canje de bonos. Así, incluye 30.000 millones de euros para compensar a los inversores que participen en la operación y una garantía de 35.000 millones para que el Banco Central Europeo (BCE) siga aceptando la deuda helena como colateral.

Si el Eurogrupo constata que se han cumplido todas las condiciones previas, desbloqueará la totalidad del plan de ayuda. Pero el dinero del rescate se depositará en una cuenta bloqueada para garantizar que vaya en primer lugar al pago de la deuda. Además, Bruselas mantendrá una presencia permanente en Atenas para garantizar que las autoridades helenas lleven a cabo esta vez las reformas prometidas.

Los mas vistos

Economía Digital

Todo sobre finanzas, empresas, tecnología e industria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.