AL IGUAL QUE NOSOTROS

AL IGUAL QUE NOSOTROS

El hueso de un pariente de la Australopitecus Lucy confirma que andaban erguidos

El hueso del pie de un pariente de Lucy sugiere que estos homínidos tenían los pies rígidos y arqueados como los humanos.

Reconstrucción de Lucy, la Australopitecus más 'famosa'
Reconstrucción de Lucy, la Australopitecus más 'famosa' | antena3.com

El descubrimiento de un pequeño hueso del pie de un pariente de Lucy, la Australopitecus afarensis más famosa, sugiere que estos homínidos tenían los pies rígidos y arqueados como los humanos, según un estudio publicado hoy en la revista Science.

Estos resultados apoyan la hipótesis de que los Australopitecus afarensis caminaban en posición vertical, a diferencia de otras criaturas más versátiles que también podían andar por los árboles. Los Australopitecus afarensis vivieron entre 3,7 y 2,9 millones de años atrás y su ejemplar más famoso es Lucy, bautizada así porque cuando los científicos descubrieron su esqueleto escuchaban la canción de los Beattles 'Lucy in the sky with diamods'.

Su esqueleto reveló que Lucy caminaba erguida, aunque los investigadores han discutido durante años sobre si los afarensis sólo andaban de esa manera o también de otras. Un problema clave impedía aclarar del todo el asunto: el hecho de que no se habían encontrado suficientes huesos del pie para llegar a una conclusión.

El profesor Carol Ward, del Departamento de Patología y Ciencias de la Anatomía de la Escuela de Medicina de la Universidad de Misuri, y sus colegas han encontrado la clave en este pequeño hueso que han encontrado casi en perfecto estado de conservación en la localidad de Hadar, en Etiopía. El hueso es el cuarto metatarsiano, uno de los huesos largos que conecta el dedo del pie con la base del pie, y tiene características similares a las del pie humano moderno y no a las de los simios.

Mediante el análisis de la forma y otros detalles de este hueso, el doctor Ward y sus colegas concluyeron que el pie del Australopitecus afarensis tenía un arco bien formado. En otras palabras, eso significa que su pie debería haber sido lo suficientemente rígido para empujar el peso del cuerpo contra el suelo, pero también lo suficientemente flexible como para absorber los golpes de los objetos con los que un pie se encuentra al caminar. Este fósil sugiere que los pies de los afarensis se habían transformado por completo para realizar acciones humanas, como caminar y correr erguido, dicen los autores.

"El desarrollo de pies arqueados fue un cambio fundamental hacia la condición humana, porque significaba renunciar a la capacidad de utilizar el dedo gordo del pie para agarrar las ramas, lo que indica que nuestros antepasados habían abandonado por fin la vida en los árboles para vivir en el suelo", explicó Ward. Este descubrimiento podría cambiar la visión de los científicos de la evolución humana, aseguran sus autores.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.