SIGUE LA DIETA SIN RENUNCIAR A TU VIDA SOCIAL

SIGUE LA DIETA SIN RENUNCIAR A TU VIDA SOCIAL

¿Salir de tapas sin engordar? Sí, es posible

Lo reconocemos: nos gusta salir de tapas o de picoteo con nuestros amigos y conocidos, pero a veces este acto social tan apetecible puede boicotear los intentos de hacer dieta o cuidar la línea. ¿Se puede evitar? La respuesta es sí.

¡Salir de tapas sin engordar es posible!
Te damos las claves para que cuides la línea sin renunciar a tus planes | G+J

Cuando estamos a dieta, la solución no es renunciar a la vida social o aceptar planes que no impliquen nada de comer, ya que puede que limitemos bastante nuestros planes de ocio. Se trata, simplemente, de saber elegir y apostar por tapas sanas. Te damos algunos consejos para ir de tapas sin descuidar la línea:

¿Qué bebida escoger?
Está claro que el agua es la bebida menos calórica y más saludable, pero seamos realistas: pocos concebimos salir de tapas y  acompañarlas con agua. Los refrescos azucarados no son los mejores aliados para nuestra figura, ya que aportan calorías vacías.

Entre el vino y la cerveza, por ejemplo, la segunda contiene menos calorías: 100 ml de cerveza son unas 40-44 calorías, mientras que la misma cantidad de vino supone unas 70 calorías. Por otro lado, la cerveza contiene más hidratos de carbono, pero el vino tiene más alcohol. Entre ambas bebidas, lo mejor es elegir según el gusto, siempre y cuando tengamos en cuenta que estamos hablando de cantidades moderadas… Otro dato: el vino blanco tiene menos calorías que el tinto, porque su graduación suele ser menor. Existen más opciones, como la tónica light, por ejemplo.

Cuidado con las salsas
Son las grandes enemigas de nuestra dieta, sobre todo si son artificiales, como suele pasar en muchos sitios de tapas. Es mejor elegir las tapas que no contengan salsa o que tengan aliños naturales, como una vinagreta.

¡Salir de tapas sin engordar es posible!

Desayuna o merienda antes
No vayas con un hambre voraz, es decir, no te pases el día pensando que, como vas a salir luego de tapas, lo mejor es no tomar nada o muy poco el resto del día. Recuerda que los expertos recomiendan hacer 5 comidas diarias. Con cantidades moderadas, pero de manera frecuente, es la mejor manera de mantener el metabolismo activo.

Tipo de tapa
Los encurtidos son una buena opción ligera, pero evita las aceitunas, que son muy calóricas. Las tapas de marisco, como el salpicón, los langostinos, los berberechos, los mejillones o las gambas son opciones perfectas para picar sin descuidar la línea. Otras tapas como el jamón serrano, e incluso las mini tostas de pan, tomate y jamón son perfectas también, ya que son sanas y el pan sacia. Pero ojo: solo un par, no abuses. Champiñones, pimientos, verduras a la plancha… hay muchas opciones.

Evita los fritos
Las tapas más calóricas y menos recomendables para cuidar la línea son los fritos: deja de lado las socorridas patatas bravas, los calamares, las patatas fritas, etc.

Tapas sencillas
Cuanto más sencillas sean las tapas y podamos distinguir con mayor claridad qué ingredientes las componen, más seguros estaremos de si nos convienen o no. A veces, en la sencillez está la clave.

@mia_revista para @cocinatis | Madrid | Actualizado el 23/06/2018 a las 12:48 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.