Jonathan, el hermano mellizo de Iván Castro, cree que el asesino material de su hermano se ha dado cuenta ahora de lo que hizo dejándose llevar por la mujer de la víctima.

Asegura que el crimen lo pensaron entre los dos: Marta y Nelson. El día anterior a la muerte de Iván, asesinado de 3 tiros en el garaje de su casa, la mujer de Iván y su amante ya intentaron quitarle la vida sin éxito. Cuenta su hermano que aquel día en el que intentaron cometer el asesinato su hermano no cogió el coche del garaje y por ello no pudieron llevar a cabo su macabro plan hasta el día siguiente.

Descarta que el crimen de su hermano tuviera un móvil económico, ya que apenas tenía bienes y dinero. Cree más bien que Marta decidió acabar con la vida de Iván porque se cansó de él y quería buscar a un tercero que hiciera el trabajo sucio. El asesinato de su hermano le recuerda al caso de Maje, la conocida como 'viuda negra de Patraix' . "La mujer de mi hermano tenía varios amantes que usaba a su antojo", destaca.

Al dolor por la muerte de su hermano se suma un nuevo embrollo legal en el que se ha visto sumida esta familia. El padre de Jonathan lleva entrando y saliendo de prisión durante los últimos 28 años. Su madre se separó de él cuando él y su hermano tenían 5 años después de sufrir maltrato y desde entonces no han vuelto a verle. Sin embargo, ahora el padre se ha interesado por una posible herencia del joven asesinado o por cobrar una indemnización por responsabilidad civil en el caso de que haya condena.

Jonathan se encuentra sumido en un laberinto legal ya que la jueza ha desestimado su petición de no permitir al padre heredar de su hijo asesinado. "Hemos interpuesto un recurso en el que hemos gastado 5.000 euros", lamenta.