Hubo un tiempo en el que era raro encender el televisor y no ver a Nuria Bermúdez. Se hizo famosa por airear en público sus relaciones sentimentales con futbolistas y personajes famosos. Contar los detalles de estos encuentros le hizo llenar espacios y sentarse en todas las butacas del 'cuore' televisivo.

Ahora 10 años después de esa vorágine que la hizo famosa vive alejada de los focos. Cuenta que para ella no vale todo para salir en televisión. "Pagas un peaje demasiado caro", reconoce. Cuenta que trabajar en televisión le llevó a tener "trabajos que no estaban nada relacionados con la tele", le condicionó las parejas que tenía y la idea que los demás se habían hecho de ella.

Después de abandonar los focos se reinventó como agente de jugadores. Asegura que en este sector vio mucho machismo ya que nunca se le otorgó un premio por sus logros cuando hizo "el futuro más caro del fútbol turco". "Nadie me dio una palmadita y me costó demostrar que estaba ahí para hacerlo en serio", destaca.

Señala que en su faceta como 'famosa de cabecera' se metió "donde ella quería y hasta donde quería". Actualmente ha dejado de ser agente de jugadores "porque implica muchos gastos y viajes" y actualmente su prioridad es criar a su hijo alejada del mundo de la televisión.