La mayoría de pediatras la recomiendan y los padres la compran de manera voluntaria por un precio de 300 euros aproximadamente. Edgar contrajo la meningitis días antes de recibir la primera dosis de esta vacuna.

Natalia, madre de Edgar, lamenta que los médicos del Hospital 12 de octubre hicieron todo lo que estuvo en su mano por salvar al niño pero no pudieron evitar su fallecimiento.

"Hemos vivido con mucho miedo y terror todos los días porque llegábamos al hospital y no sabíamos con lo que nos íbamos a encontrar", lamenta. Los padres del niño piden a las CCAA que se hagan cargo de estas vacunas. "Por favor que sea financiada por necesidad. No todo el mundo se la puede permitir", sostiene.

Edgar falleció cuando tan solo quedaban 5 días para que le pusieran la primera dosis de la vacuna. Relata la madre que el niño pudo contagiarse de la bacteria en cualquier lugar público, ya que "es una bacteria que está en la nariz y laringe de muchas personas". La bacteria entró en el organismo del bebé y le afectó con un shock séptico.