Al entregarle la caja a su amiga le explicó que en su interior había juguetes sexuales y, dado que la Policía iba a registrar su casa por la desaparición de su marido, no quería mantener ese tipo de artículos en su domicilio.

Los vecinos de la mujer que custodiaba la caja no pueden creerse el hallazgo. 'Espejo Público' ha hablado con la mujer que vivía en el piso de al lado. Reconoce que los últimos días salía un olor muy fuerte de la vivienda pero pensó que se trataba de alguna bolsa de basura.

"Ella vivía sola y desde hace unos meses no tenía relación con ella", destaca esta vecina de Castro Urdiales. "Hemos estado durmiendo al lado de la caja. No nos lo podemos creer", lamenta.