Golpeados contra el suelo de piedra de la piscina y con un objeto punzante. Así fueron las muertes de los hermanos de 5 años y 3 meses asesinados por su madre en Godella (Valencia), según las conclusiones preliminares de los forenses.

Los investigadores se encuentran aún recogiendo muestras en la casa okupada en la que vivía la familia. Han revisado un pozo cercano a la vivienda de donde han extraído un palo de azada y otros objetos entre los que podría estar el arma del crimen.

Según la primera versión de la madre, el padre podría estar implicado en el crimen. Cuando los agentes preguntaron a María por el paradero de sus hijos esta les respondió que al que tenían que preguntar era a su pareja, Gabriel. La familia compartía dormitorio y a los investigadores les extraña que la madre sola sacara a sus hijos de la casa sin que el padre escuchara nada.

Entre las pruebas incriminatorias han encontrado una camiseta con restos de sangre que pertenece a la madre y que será analizada por los forenses.