Los agentes, acompañados de perros adiestrados, se adentraron en el campo situado junto a la casa okupa donde vivía la familia en Godella (Valencia). Los canes encontraron, metida en el interior de un bidón, a María. La joven, completamente desnuda, se había introducido en este minúsculo espacio y presentaba dificultades para salir de él.

La mujer se encontraba encajada y los agentes le ayudaron a salir minuciosamente del cubículo. En un momento de la maniobra se escucha a María decir: "¿Me puede ayudar alguien, por favor?". Posteriormente los guardias civiles colocan el bidón hacia arriba para poder facilitar la salida de María.

Tras salir del bidón la madre condujo a la Guardia Civil hasta las tumbas donde habría enterrado a sus hijos tras terminar con su vida.