La familia de la acusada defiende su inocencia y no reconocen ninguna de las acusaciones que existen sobre la facultativa sanitaria.

Carlos Doblado es hermano de Consuelo, la última víctima de la acusada. Asegura que el día en el que su hermana falleció él estuvo con ella por la mañana e incluso le dio de comer. Señala que el estado de su hermana era muy bueno. La dejé sentada en un sillón y salí dos horas a hacer gestiones a Madrid. "A las 16.00 horas mi mujer me llama y me dice que mi hermana ha muerto", explica.

Cuenta que desde el hospital le dijeron que su hermana había sufrido una parada cardiorespiratoria por un fallo multiorgánico. Señala que horas después desde el hospital le llamó el doctor Arranz para pedirle permiso y hacerle más pruebas a la víctima, ya que ya sospechaban de la acusada y llevaban un tiempo investigándola.