El estafador opera en el Aeropuerto de Madrid- Barajadas Adolfo Suárez desde 2010. Varios afectados han creado un grupo de WhatsApp para reunir a más víctimas.

Calculan que en este tiempo podría haber estafado hasta 40.000 euros en pequeñas cantidades. Una de las cantidades más altas son 120 euros.

La estafa en pequeña escala no es casual. Este delincuente evita problemas con la justicia al sustraer cantidades muy pequeñas que las víctimas le entregan de manera voluntaria.

En alguna ocasión el estafador ha llegado a disculparse con sus víctimas. Les asegura que es heroinómano y su adicción le lleva a cometer estas estafas. "Prefiero hacer esto antes de coger un cuchillo y robar a una persona", ha llegado a declarar.

Las víctimas piden que quienes se hayan visto afectados se pongan en contacto con ellos para hacer fuerza a través de una denuncia colectiva.