El rejoneador y militar Antonio Cañero sigue teniendo una plaza con su nombre en Córdoba así lo ha decidido la Justicia que considera que la retirada de esta placa con el anterior gobierno de la ciudad no se ajustaba a la Ley de Memoria Histórica y con la aprobación del Partido Popular, que actualmente dirige el consistorio. Para algunos, Cañero es "un sanguinario franquista" que tuvo su nombre en esta plaza en 1986, cuando gobernaba Izquierda Unida. Enrique San Miguel, puso la denuncia para recuperar el nombre de la plaza y defiende que Antonio Cañero "fue uno de los grandes" y alaba su labor como rejoneador.

"Fue un golpista de primera línea que dirigió el escuadrón de caballería Cañero", afirma Luis Naranjo que se muestra en contra de que Cañero tenga una plaza en Córdoba y añade que "es un insulto a las víctimas, en Córdoba todavía hay víctimas del franquismo que se pasean por esta plaza". Naranjo admite y acata la sentencia "pero soy muy crítico con ella" cuenta.