NovaMás » Vida

ENTREVISTA

Signos de alerta de que tu hijo está consumiendo cannabis

Hablamos con José Luis Rabadán, miembro de la Red de Atención a las Adicciones, para que nos explique cómo detectar una adicción a la marihuana y los primeros pasos para tratarla.

Consumo de marihuana

Consumo de marihuana Pexel

Publicidad

Durante la adolescencia, los jóvenes empiezan a tener el primer contacto con las drogas. El problema de las sustancias que pueden generar dependencia, como el alcohol o el cannabis, es que, como su uso está tan extendido y normalizado, a veces, cuesta diferenciar entre un consumo por ocio o social, y un consumo por adicción.

En ese sentido, es muy frecuente que los familiares de jóvenes y adolescentes hayan detectado, alguna vez, un indicio de que su hijo o familiar haya usado marihuana. Algo que resulta preocupante, ya que el consumo de porros tiene unos indudables efectos negativos sobre la salud. Especialmente, en la etapa de la adolescencia, que es cuando el cerebro está en proceso de maduración y, por lo tanto, es más vulnerable a sufrir graves problemas de salud mental -y también física-. Por esta razón, es de vital importancia una detección temprana de la adicción.

En NovaMás, hemos hablado con José Luis Rabadán, integrante de la Comisión Permanente de la Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente, también conocida como Red de Atención a las Adicciones (UNAD), y coordinador de la elaboración del argumentario de cannabis de esta misma institución.

Rabadán, médico especialista en adicciones, no ha explicado cómo detectar una adicción y cómo empezar a tratarla.

¿Cuáles son los principales síntomas que indican que un joven puede estar consumiendo cannabis?

Existen muchos indicios que son indicativos del consumo de la marihuana. Sin embargo, los síntomas exactos que presentan los consumidores de cannabis varían de una persona a otra y dependen de la cantidad de uso y de otras características individuales. La lista que sigue incluye varios síntomas que pueden ayudar a los padres a determinar ese consumo de cannabis:

Síntomas del comportamiento:

  • Cambios en el grupo de compañeros
  • Tiempo de reacción demorado
  • Aumento de los conflictos familiares
  • Presencia de conductas cuyo objetivo sea obtener drogas
  • Disminución de la motivación
  • Disminución del desempeño académico
  • Incapacidad para cumplir con las responsabilidades laborales

Síntomas físicos:

  • Reducción en la fuerza muscular
  • Aceleración de la frecuencia cardiaca
  • Aumento del apetito
  • Hipertensión
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Sequedad de la boca
  • Aumento de peso
  • Reflejos demorados

Síntomas cognitivos:

  • Pérdida de la memoria
  • Dificultad para pensar o resolver problemas
  • Falta de concentración
  • Toma de malas decisiones
  • Tendencia a olvidar las cosas durante una conversación
  • Desapego de la realidad
  • Delirio
  • Pensamientos desorganizados

Síntomas psicosociales:

  • Aumento de la ansiedad
  • Estado de ánimo depresivo
  • Aumento de la irritabilidad
  • Agitación
  • Disminución en el interés por las cosas que anteriormente se disfrutaban.

Si estamos seguros de que hay una adicción al cannabis, ¿cuál es el primer paso?

"Es importante no descalificar a la persona que consume cannabis"

Afirma José Luís Rabadán, miembro de UNAD.

Lo primero es pedir ayuda profesional para que nos orienten sobre cómo actuar. Tras este paso, debemos hablar con el joven afectado, sin exageraciones ni dramatismos, manteniendo la calma y con una línea consensuada y común entre sus progenitores.

Es importante no descalificar a la persona que consume cannabis: lo que descalificamos es el consumo. La persona tiene que percibir todo el apoyo de los padres y su entrega para solucionar el problema.

¿Y si nuestro hijo/a se resiste a recibir ayuda?

Desgraciadamente, esto es lo más habitual. Pero, tenemos que tener actitudes empáticas hacia la persona que consume. Si se sigue resistiendo, los padres tienen que solicitar ayuda profesional, aunque vayan solos.

La ayuda profesional traza las normas y límites a aplicar para mejorar la convivencia familiar. También para que la persona afectada tenga claro que debe ponerse en manos de personas especialistas.

A grandes rasgos, ¿cómo se desarrolla el tratamiento?

El tratamiento es, básicamente, psicológico. En este ámbito, lo que ha demostrado más eficacia es la terapia cognitiva conductual, la entrevista motivacional y la gestión de contingencias. Si hay algún otro tipo de trastorno de salud mental asociado, hay que tratarlo con uso de fármacos.

¿Dónde está el límite entre el consumo social y la adicción?

En el paso del uso social (o asociado al ocio) a la adicción, hay una línea muy fina. Dentro de ese paso, un aspecto a destacar es la predisposición que presentan algunas personas para desarrollar una adicción en el futuro.

Tenemos que pensar que estamos hablando de una sustancia que, en algunas personas causa graves daños para la salud, tanto en aspectos físicos, como psicológicos y sociales. Pero, en cambio, hay otras personas que consumen cannabis y, afortunadamente, no sufren estos daños.

Aspectos como la edad de la persona que consume, los motivos para hacerlo, el contexto, etc., también son importantes para determinar una adicción. Por ejemplo: si preguntamos si tomar un vaso de vino es peligroso para la salud, la mayoría respondería que no.

Pero si ese vaso de vino se lo damos a una persona recién nacida, la respuesta sería que sí es muy peligroso para la salud. Aquí está la cuestión: la peligrosidad está más en quién y cómo consume la sustancia.

Por otro lado, está la existencia de factores de riesgo ambientales y sociales que influyen en el consumo de cannabis, por ejemplo: el debate sobre el cannabis terapéutico o la disponibilidad para adquirir la droga. Así como la predisposición genética de cada persona para desarrollar una adicción.

Por último, me gustaría desmentir la afirmación, muy extendida, de que "si se empieza a fumar porros se termina consumiendo otro tipo de drogas". Afortunadamente, no todas las personas que consumen cannabis acaban consumiendo otras sustancias. Lo que sí es cierto es que, es muy extraño que personas consumidoras de drogas no hayan consumido previamente cannabis.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Cómo aliviar las ganas de fumar si lo estás empezando a dejar

Publicidad