NovaMás » Vida

OBJETIVO: MENOS TRIPA

¿Qué estoy haciendo mal si intento perder barriga y cada vez tengo más?

¿Llevas intentando perder peso desde que tienes uso de razón, pero siempre regresas a la casilla de salida? Estos son los consejos que cualquier profesional de la salud y el deporte debería darte.

Perder barriga no es fácil

iStock Perder barriga no es fácil

Publicidad

El mes de enero es, por tradición, el mes de las culpas, de las compensaciones y del regreso a los propósitos que, esta vez sí, estamos dispuestos a cumplir. Es posible, incluso, que a estas alturas del mes te haya dado tiempo a enfadarte con tu fuerza de voluntad, como si eso fuera lo único que te separa de tu gran objetivo: perder barriga (puede sustituirse la palabra "barriga" por "culo", "pierna", "papada" o cualquier otra zona con la que sientas conflicto).

¿Cuál es el truco para perder tripa rápido y para siempre?

Lamento tener que decirte que ni las dietas restrictivas ni el ejercicio extremo durante un periodo de tiempo van a ayudarte en este objetivo.

Es muy probable que no conozcas a una sola persona que haya conseguido mantenerse delgada durante muchos años gracias a ir saltando de dieta en dieta: Dukan, Detox, disociada, Keto, ayuno intermitente... Todas ellas forman parte de esta cultura de la restricción, reforzada por una industria que se hace de oro gracias a nuestros complejos. Y lo peor de todo es que no solo nos hace perder tiempo y dinero, sino que nos va restando salud.

Tampoco conseguirás una tripa plana con largas sesiones de abdominales. Pese a la extendidísima creencia, la ciencia ha demostrado que es imposible perder la grasa localizada con ejercicios específicos de abdomen. El motivo es que ejercitar un músculo en concreto ayuda a fortalecerlo, pero ni moviliza la suficiente masa muscular, ni produce tanto gasto calórico como para modificar la composición corporal.

¿Entonces, no sirve de nada hacer abdominales?

Por supuesto que sirve, y de hecho, debemos tenerlo muy presente en el cuidado de nuestro cuerpo para una mejor y más prolongada calidad de vida:

El abdomen es parte de nuestro core, es decir, del núcleo de nuestro cuerpo. Entre las funciones más importantes de los ejercicios de core, se encuentran estas:

  • Estabilizar el tronco
  • Protege nuestras vísceras
  • Colabora en la respiración

Entrenar adecuadamente el abdomen es fundamental. Además, si nos empeñamos en regresar al razonamiento estético, aunque no es posible perder grasa de forma localizada, sí se puede movilizar ligeramente la grasa de una zona en concreto cuando se ejercita previamente a la realización de ejercicio aeróbico, como demuestra este estudio.

¿Puedo mantenerme delgado con dieta y ejercicio?

Es posible, siempre que pongas foco en la salud y no te impongas plazos. Cuando el objetivo es meramente estético, el sentimiento de decepción y la falta de resultados inmediatos suelen sabotear nuestros progresos.

No podemos elegir la zona de la que perdemos perder grasa, pero es evidente que un entrenamiento bien planificado reduce volumen en aquellas zonas en las que hay mayor acumulación.

La diferencia fundamental con respecto a las prácticas más habituales es que el entrenamiento tiene que orientarse a movilizar grandes grupos musculares con un gasto energético elevado.

Una buena forma de acercarse al objetivo es atender a las recomendaciones semanales de la Organización Mundial de la Salud (OMS):

  • Ejercicio aeróbico: entre 75 y 150 minutos a intensidad alta o entre 150 y 300 minutos a intensidad media. Actividades prolongadas como correr o hacer spinning aseguran el uso de grandes masas musculares y, por lo tanto, aumentan el gasto energético.
  • Entrenamiento de fuerza: Mínimo 2 días a la semana. Su realización no conlleva un gasto energético elevado. Sin embargo, sí moviliza grandes grupos musculares y ayuda incrementar la masa muscular, lo que por sí solo genera un gasto energético diario mayor.
  • Reducir todo lo posible las actividades sedentarias como estar sentado, utilizar el ascensor, etc.

Con este paquete, no solo incrementaríamos el gasto energético que aporta el ejercicio aeróbico, sino que también elevaríamos el metabolismo basal al tener una mayor masa muscular.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Cómo tener un orgasmo mientras haces abdominales.

Publicidad