NovaMás » Vida

LENGUAJE NO VERBAL

Cómo saber si alguien te está engañando por sus gestos

El lenguaje no verbal nos da muchas pistas sobre la veracidad del mensaje que nos está transmitiendo alguien.

Pareja hablando.

Pareja hablando. Pexels

Publicidad

Algunas veces nos podemos encontrar ante situaciones en las que no estamos seguros de si nos podemos fiar de una persona o no porque no sabemos si está siendo honesta o nos está intentando engañar. En este artículo tienes las claves para saberlo.

Mentir o engañar es algo muy común en la vida social. Las razones por las que se miente pueden ser muy variadas: para conseguir los propios intereses, para influir sobre otros, para encubrir las verdaderas motivaciones o por incapacidad de ser responsables con las posibles consecuencias de la verdad.

Analizaremos las claves del lenguaje no verbal, basándonos en el libro de Baron y Byrne, 'Psicología Social'.

¿Cómo podemos saber que nos están mintiendo?

El lenguaje no verbal es clave para esta repuesta. Por ejemplo: cambios sutiles en las expresiones faciales, la postura corporal, los movimientos o el tono de la voz.

En 1972 Paul Ekam definió las 6 emociones básicas y posteriormente otros autores (como Izard en 1991 y Rozin, Lowery y Ebert en 1994) han reforzado la teoría afirmando que en el rostro humano se representan de manera temprana y clara esas seis emociones básicas: ira, miedo, alegría, tristeza, sorpresa y asco.

A continuación, se explican algunos de los factores del lenguaje no verbal que son reveladores en la detección de las mentiras y los engaños:

  • Microexpresiones: se trata de expresiones faciales fugaces que duran unas décimas de segundo. Las microexpresiones se producen tras una emoción y son casi inevitables. Para detectar el engaño de las microexpresiones es muy importante observar la cara de la otra persona a la hora de hablar.

    Por ejemplo: si le preguntas a alguien si algo le gusta, esta persona puede decirte con una sonrisa que sí, pero si justo antes has detectado una expresión de fruncir el ceño, por muy corta en el tiempo que haya sido, es posible que te esté engañando.

  • Discrepancias entre canales: se trata de aquellas ocasiones en las que se produce una incoherencia entre los canales de envío del mensaje. Por ejemplo: la persona puede dominar muy bien uno de los canales (como las expresiones faciales), pero ser incapaz de mirar a los ojos (contacto visual inadecuado).
  • Aspectos no verbales del habla: cuando alguien miente, el tono de la voz suele aumentar, habla de forma vacilante, cometiendo más errores e incluso puedes experimentar distintos cambios en su voz.
  • Contacto visual: ¿Alguna vez has tenido una conversación con alguien que llevara puestas unas gafas muy oscuras o con cristales de espejo? Esta puede ser una situación muy desagradable porque no puedes saber cómo está reaccionando la otra persona al no poder mirarle a los ojos.

    Concretamente, las personas que mienten parpadean con más frecuencia y tienen las pupilas más dilatadas que las personas que dicen la verdad. El contacto visual puede ser inusual, muy bajo o demasiado algo, precisamente porque quieran aparentar honestidad.

  • Emocionalidad exagerada: las personas que mienten pueden mostrar una emoción marcada y exagerada. Por ejemplo: exagerar la alegría con una sonrisa o exagerar la tristeza a la hora de disculparse o mostrar arrepentimiento.

¿Qué factores influyen en que seamos buenos captando engaños?

Conocer los factores del lenguaje no verbal para detectar el engaño es fundamental. Sin embargo, existen también otros:

  • Motivación para detectar el engaño: en un estudio realizado por Forrest y Feldman en el año 2000, detectaron que los participantes que estuvieron muy motivados en detectar el engaño en otros lo hicieron peor que aquellos cuya motivación para detectar el engaño fue baja.

    Esto puede ocurrir porque cuando estamos altamente motivados en reconocer el engaño de otros, prestamos demasiada atención a sus palabras, lo que implica que prestemos menos atención a lo que es verdaderamente revelador, sus señales no verbales. Por tanto, poner un gran empeño en detectar el engaño de otras personas puede resultar contraproducente y reducir el éxito en esta tarea.

  • Cultura: la investigación de Bond y Atoum del año 2000 indica que es más fácil detectar el engaño en personas que comparten la misma cultura que uno, pero tampoco es imposible detectarlo en personas de otras culturas. Incluso podemos detectar el engaño cuando el idioma es diferente y no se entiende.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Laura Sánchez habla de la diabetis emocional que sufre: "Lo vamos a llevar para adelante"

Publicidad