NovaMás » Vida

PSICOLOGÍA

Intersexualidad, queer, cisgénero... Guía para entender los conceptos básicos sobre identidad sexual

Un repaso a las palabras de uso común sobre sexualidad, identidad de género y orientación sexual que ocasionan más confusiones y dudas.

Chicos y chicas saltando en la playa.

Chicos y chicas saltando en la playa. Pexels

Publicidad

Los tipos de sexualidad y de género han ido evolucionando a lo largo de los años. Son constructos creados según las expectativas sociales y, por esa razón, pueden irse transformando.

Diferencias entre sexo biológico, género e identidad de género

El sexo biológico es aquel que se determina según factores médicos como las hormonas, las gónadas, los cromosomas y los genitales. Generalmente, podemos hablar los siguientes tipos:

  • Femenino: cuando los factores biológicos corresponden a características femeninas. Como, por ejemplo: tener cromosomas XX.
  • Masculino: cuando los factores biológicos corresponden a características masculinas. Como, por ejemplo: tener cromosomas XY.
  • Intersexual: El término antiguo para esta afección es hermafroditismo. Se produce cuando hay una discrepancia entre los genitales internos y externos (los testículos y los ovarios). Como, por ejemplo: tener cromosomas XX, ovarios, pero genitales externos con apariencia masculina. Suele ocurrir cuando el feto femenino ha estado expuesto a hormonas masculinas en exceso antes del nacimiento.

El género, en cambio, es una categoría legal y social basada en las expectativas de la sociedad sobre el comportamiento de las personas según su sexo biológico. Se trata de los roles que se consideran apropiados para el hombre y para la mujer. En este caso encontramos:

  • Género binario: género masculino o femenino.
  • Género no binario: personas que no se identifican ni con el género masculino ni con el género femenino.

Por su parte, la identidad de género engloba el sentimiento subjetivo y personal sobre el propio género y su expresión. Los tipos de identidad de género se marcan según las exigencias de la sociedad. Algunos de estos tipos serían los siguientes:

  • Cisgénero: describe a aquellas personas cuya identidad de género coincide con el sexo que le fue asignado al nacer. Por ejemplo: tener un sexo biológico femenino e identificarse con una mujer.
  • Transgénero: no se identifica con el sexo asignado al nacer. Por ejemplo: tener un sexo biológico femenino e identificarse con un hombre.
  • Queer: personas que no se sienten identificadas con las ideas de la sociedad con respecto al género y la sexualidad, no se sienten ni hombres ni mujeres.
  • Género fluido: personas que viven su género de forma transicional. Por ejemplo: pueden sentirse binarios (hombres o mujeres) de forma transitoria o no.
  • Pangénero: personas que se sienten igual de masculinos que de femeninos y asumen que su género abarca todos los géneros.

¿A qué edad se forman la orientación y la identidad sexual?

La orientación sexual es el tipo de atracción sexual que una persona siente hacia otras, según su sexo y género. Se trata de una estructura que se forma junto con la personalidad.

La personalidad se forma desde la infancia y se consolida, según el autor, entre los 20 y los 30 años. Por tanto, hasta entonces puede haber cambios, aunque lo más habitual es que exista cierta estabilidad.

¿Cómo estar seguro de tu orientación sexual?

La orientación sexual no se obtiene con unos resultados de un test ni con la observación de otra persona, sino que cada uno debe de seguir su propio instinto para saberlo.

Las personas que no tienen juicios hacia la orientación sexual podrán tener menos obstáculos a la hora de saber cuál es la suya. La homofobia internalizada (también llamada homonegatividad internalizada) es el rechazo de la propia homosexualidad y cuando se produce, se generan distintas consecuencias y daños hacia la propia persona.

¿Cómo hablar con los hijos sobre la orientación sexual?

A continuación, se destacan algunos consejos:

  • Tiempo de calidad: es importante que desde pequeños nuestros hijos se acostumbren a pasar tiempo de calidad con nosotros, de tal forma que sepan que cuentan con un espacio en el que siempre podrán compartir y conversar.
  • Apoyo y aceptación: también es importante que en la relación con nuestros hijos les hagamos sentir que nuestro amor por ellos es incondicional. Es decir, que les vamos a aceptar siempre, sean como sean, sin ejercer presión hacia ellos para que se comporten de una forma determinada.
  • Responder a sus preguntas con apertura mental: por último, también es importante que nuestros hijos sientan que pueden solucionar con nosotros sus inquietudes y que de esta forma nos pregunten sin temer a ser juzgados. Por nuestra parte, es fundamental transmitir confianza buscando respuestas objetivas sin tendencias ideológicas para que ellos mismos puedan sacar sus propias conclusiones.

¿La orientación sexual es genética?

Teniendo en cuenta los puntos anteriores, sabemos que la orientación sexual es principalmente un factor relacionado con la personalidad ya que no se han mostrado datos significativos que vinculen la orientación sexual con la genética.

Lo mismo ocurre con la identidad sexual y los roles de género. La identidad sexual correspondería al sexo fenotípico con el que nos sentimos identificados y el rol de género a las características de género sociales con las que nos sentimos identificados.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

¿Qué color eliges? El test de Lüscher da de lleno para revelar tu verdadera personalidad

Publicidad