DÍA MUNDIAL DE LA MENOPAUSIA

Las 5 cosas que no te contaron sobre la menopausia

Celebrities como la actriz Salma Hayek han hablado de la desinformación que hay sobre la menopausia y los sorprendentes síntomas que han experimentado.

Sofoco causado por la menopausia

Sofoco causado por la menopausia iStock

Publicidad

STORIES

Durante generaciones, la menopausia se ha vivido como un tabú. Esto se explica, en parte, porque socialmente se han asociado estigmas con una connotación negativa a esta condición de la mujer. La irritabilidad, la falta de deseo sexual, la decadencia de la sensualidad y la belleza…. Todas estas ideas han ido creciendo alrededor de la menopausia, convirtiéndola así en un tema que conviene evitar y, en todo caso, dejar para el mundo íntimo y privado de la afectada.

Esta evitación social de la menopausia provoca desinformación y plantea muchos interrogantes para aquellas quienes la van a padecer. Desafortunadamente, algunas de estas dudas no se esclarecen hasta que las mujeres se encuentran cara a cara con estos síntomas.

En el Día Mundial de la Menopausia, en NovaMás, hablamos sobre este tema sin estigmas ni tabús. Para ello, vamos a hacer hincapié en algunos síntomas o condiciones ligados a la menopausia que van más allá de los popularmente conocidos.

Síntomas desconocidos de la menopausia

Aumento del pecho irreversible

Las mamas están compuestas por un tejido dinámico, que va cambiando a lo largo de la vida en función de los estímulos hormonales, especialmente, los estrógenos. Con la menopausia, los niveles de estrógenos descienden y esto produce que las glándulas mamarias se reduzcan.

Sin embargo, a su vez, se produce una pérdida de colágeno y elastina del tejido glandular que hace que los pechos pierdan turgencia y firmeza, por lo tanto, cuelgan más. Esto puede provocar la sensación de que el pecho haya aumentado, pero de forma descendente.

Por otro lado, a lo largo de la menopausia la proporción de glándulas y grasa que componen las mamas varía. La grasa pasa a ocupar un 80% de los pechos y la glándula mamaria entre un 20% y un 25%. Esto contribuye a que las mamas estén más caídas y, en algunos casos, aumentan más de tamaño debido a la subida de la cantidad de grasa.

Celebrities como la actriz Salma Hayek, de 54 años, han hablado abiertamente de este síntoma menopáusico. En una entrevista para el programa de televisión 'The Red Table Talk' con Jada Pinkett, Hayek explicó que su pecho había aumentado varias tallas a partir de la menopausia y que nadie le había prevenido de ello:

"Te informan sobre otras cuestiones relativas a la menopausia, pero no suele hablarse del pecho. En mi caso ha ido creciendo varias tallas, incluso me llegó a producir dolor de espalda. Mucha gente pensó que me había operado de cirugía estética", explicaba la actriz.

Aumento del vello en zonas poco comunes

La disminución del vello corporal es un síntoma muy común en la menopausia, que se debe también a la caída de los estrógenos. Es decir, en las zonas en las que acostumbrábamos a tener vello, como los brazos o piernas, ahora se vuelve mucho más fino y débil.

Sin embargo, en algunas zonas faciales ocurre completamente lo contrario. Por ejemplo, en la barbilla o el labio superior empieza a crecer una cantidad de vello que antes no teníamos. De hecho, hay estudios que revelan que hasta 4 de cada 10 mujeres experimentan un crecimiento excesivo del vello de la cara después de entrar en la menopausia.

Este fenómeno se produce porque a la disminución de los estrógenos se añaden las glándulas suprarrenales. Entonces, los ovarios de las mujeres posmenopáusicas secretan andrógenos aumentados, responsables de hacer aparecer el vello facial. Algunas mujeres acuden a la depilación láser para eliminar definitivamente este vello, ya que puede ser motivo de conflictos de autoestima.

Pérdida de masa muscular

La pérdida de musculatura se traduce en una disminución de la fuerza y, de nuevo, la producción de estrógenos es la responsable. Cuando estos reducen de nivel, aumenta la desmineralización ósea, los problemas cardiovasculares y grasa corporal que afecta al tejido muscular.

Por otro lado, se crea un desequilibrio entre el proceso de formación de proteínas y el de destrucción, lo que da lugar a la pérdida de masa muscular. Para compensar esta atrofia, es recomendable entrenar con ejercicios de fuerza, que son los que activan más el músculo y lo hacen crecer.

Aparición de granos

¿Pensabas que los granos solo eran cosa de adolescentes? Pues estos pueden acompañarte también en la menopausia. Si bien es verdad que los cambios hormonales de este período tienden a la sequedad de la piel (por esto aparecen más arrugas), en algunos casos, estas alteraciones podrían ocasionar el efecto contrario.

Cuando aparecen granos en la menopausia significa que los desequilibrios hormonales han activado las glándulas sebáceas, responsables de producir grasa y acné. En ese sentido, los sofocos de calor no ayudan, ya que, el sudor no permite que los poros se mantengan limpios.

Picores

Los picores generalizados se deben a un aumento de la sequedad de la piel. El colágeno es la proteína que aporta elasticidad a los tejidos, por lo tanto, una disminución de la misma se traduce en picor o quemazón. Para calmar esa sensación, es recomendable ducharse con agua tibia y utilizar productos con componentes hidratantes.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

¿Por qué duelen los ovarios cuando tienes la regla?

Novamas » Vida

Publicidad