La imaginación no tiene límites ni fronteras. Algo similar debió pensar la pequeña Taylor Powell, la protagonista de esta historia inverosímil.

Taylor se encontraba con sus padres disfrutando de las vacaciones en España el pasado mes de mayo, cuando a la pequeña se le ocurrió una ingeniosa idea: lanzar una botella al mar con un mensaje en su interior.

"Hola, mi nombre es Taylor Powell. Tengo 4 años y estoy de vacaciones en España con mi papá. Si encuentras esta foto, por favor responde con el nombre de tu país y una imagen", decía el mensaje de la pequeña británica.

Pasaron los días, hasta que semanas después la botella llegó a manos de Alex y Sasha, una pareja rusa que se topó con la botella. Siguiendo las instrucciones del mensaje de Taylor, decidieron contestarle.

De esa manera, la pareja le mandó a Taylor la fotografía original y un mensaje que ponía el lugar dónde había sido encontrada la botella.

Tras recibirla, el padre de la niña, Ritchie Powell, colgó en Facebook la historia para compartirla con el resto de usuarios: ""Cuando le dije a Taylor que alguien había contestado el mensaje, su cara se iluminó completamente. Ella estaba muy feliz", aseguró.

Según el Centro Nacional de Oceanografía, la botella dio la vuelta a la península ibérica y pasó frente a las costas portuguesas, la bahía de Vizcaya y luego rodeó Irlanda hasta Escocia.

De allí, cruzó, supuestamente, el mar del Norte para, finalmente, acabar llegando a Rusia.