Un robo en Bilbao no acabó como el ladrón esperaba. Un agente fuera de servicio vio como alguien estaba robando en su vehículo, le dio el alto y se identificó como policía.

En ese momento, el ladrón se dio a la fuga y se inició así una persecución por una céntrica calle de Bilbao. Finalmente, el agente se abalanzó sobre el ladrón que no quería soltar el bolso que acababa de robar.

El ladrón fue acusado de robo y de atentado a agente de la autoridad.