Los vecinos y turistas de la playa de Les Deveses, en Denia, se quejan al Ayuntamiento porque a penas tienen dos metros de arena para colocar la sombrilla y la toalla.

El Mar Mediterráneo ha dejado a esta playa otro verano sin arena, hay muy pocos metros desde el agua hasta los muros de contención que protegen las casas.

Los vecinos se quejan de que el mar está engullendo la costa y no pueden disfrutar de ella. "No tenemos sitio ni para meter la toalla, ni para meter la silla, ni para nada", explica un vecino. "Venimos con los niños y con las barcas y las piedras no tenemos espacio para estar", se queja otro.

Denuncian que los comercios están perdiendo actividad, los turistas prefieren otras playas e incluso, hay problemas de convivencia. "No caben las toallas, no caben las sombrillas, que si yo estaba antes, que si tú ocupas mucho sitio", explica Juanjo Jiménez, presidente de la asociación de vecinos de Les Deveses.

Este efecto se puede dar por el cambio climático y los grandes temporales que azotan nuestras costas.