Un conocido club de alterne en Galicia ha sido denunciado al inaugurar una nueva zona chill-out y combinarla ofreciendo churrasco gratis servido por camareras en topless.

El club de alterne ha organizado una fiesta con este doble reclamo por lo que la alcaldesa de Meis ha intentado parar la fiesta y lo ha conseguido. La guardia civil ha llegado a las instalaciones para frenar la fiesta que se estaba llevando a cabo.

El local anunciaba a través de cuñas radiofónicas su nuevo espacio chill-out y la oferta de su "churrascada especial". El dueño del club de alterne está condenado por no haber dado de alta en la Seguridad Social a sus trabajadores y por trata de personas con delito de prostitución.

La alcaldesa de Meis, Marta Giráldez, ha declarado que "no tienen permiso municipal para hacer algo como esto, y por supuesto haremos todo lo que esté a nuestro alcance para evitarlo, recurriendo a las fuerzas de seguridad si es necesario"