Los cinco vivían en Las Cabezas de San Juan, en Sevilla con sus familias. Cuatro de ellos tenían hijos. Trabajaban, todos juntos, en una empresa encargada de hacer obras del Ave en Granada.

Se van a habilitar varios espacios para acoger los cuerpos. Dos estarán en el tanatorio, otros dos en un convento y el último en un salón parroquial."Para que cada uno pueda tener su intimidad " dice Francisco Toajas, alcalde de Las Cabezas de San Juan.

Mañana será el funeral. Las banderas en Las Cabezas de San Juan ondean ya a media asta y se han decretado tres días de luto oficial.