Un bebé de un mes de edad ha ingresado con signos de violencia en el Hospital Joan XXIII de Tarragona. Los médicos alertaron a los Mossos d'Esquadra al detectar una lesión en la cabeza, por la que se encuentra muy grave.

Los padres aseguran que nunca se les ha caído su hijo y que jamás le han agredido. Los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación por lo que creen que se trata de un posible caso de maltrato en el ámbito familiar.