Ocurrió el pasado sábado en la calle de Montera, en Madrid. El anciano golpea con su bastón a una prostituta que ejerce en la calle. Ella está sentada en una banqueta.

Inmediatamente, varios viandantes recriminan al anciano su actitud. "Pero usted ve normal que dé con un palo a una mujer" le reprenden.

Finalmente una pareja de la policía local separa al anciano y se lo llevan del lugar.

La mujer no ha querido presentar denuncia.