Publicidad

Coronavirus

El microbiólogo Ignacio López Goñi: "Hemos decidido convivir con el coronavirus y la gente no es consciente"

El catedrático en Microbiología Ignacio López Goñi alerta de que la gente no es consciente de los problemas porque se han "evitado" las imágenes más duras de los efectos del coronavirus y asume que ha habido un problema de comunicación para concienciar.

Ignacio López Goñi, catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra, responde en directo a las preguntas sobre el coronavirus y las vacunas de Mónica Carrillo en Antena 3 Noticias Fin de Semana.

¿Qué piensa usted cuando ve que la gente se salta las medidas sanitarias?

Es una tremenda irresponsabilidad. Yo creo que no hemos sabido explicar bien las cosas y es un problema de comunicación. Quizás hemos evitado o ahorrado las imágenes más duras de la pandemia y todavía hay gente que no es consciente de los problemas.

Hay que tener en cuenta que si tomamos medidas en las que limitamos la libertad de las personas hay que explicar muy bien el porqué. En Europa y Estados Unidos hemos decidido convivir con el virus y las medidas que estamos tomando, las tomamos a medias. La gente no entiende que muchas de esas medidas no estén coordinadas y no haya una coherencia y, para que el ciudadano realmente se adhiere a todas esas medidas, es necesario que sean coherentes y estén coordinadas.

¿Hay motivos para cuestionarse la eficacia de la vacunas de AstraZeneca?

Una embolia es un efecto secundario que no se había detectado en los ensayos clínicos y hay que estudiarlo para ver si es una relación temporal o una relación causa-efecto. Hay que tener en cuenta que todos nos vamos a morir, tanto los que vacunemos como los que no vacunemos.

Hay que tener en cuenta que se han administrado ya más de 300 millones de vacunas y el número de efectos secundarios graves han sido muy pocos.

¿Qué métodos son efectivos para acabar con el virus?

Tanto la luz ultravioleta como el ozono son efectivos para matar los microorganismos y cualquier ser vivo. Va a depender del tipo de luz ultravioleta, de la dosis de luz ultravioleta y de la cantidad de ozono. Sin embargo, hay que tener en cuenta que también producen un efecto en el DNA y en nuestras proteínas, por los que hay que utilizarlos con muchísima cautela.

Publicidad