Aumentan las consultas al otorrino por pérdida de olfato por el coronavirus

Publicidad

Coronavirus

El 60% de las consultas al otorrino por falta de olfato y gusto están relacionadas con el coronavirus

Los médicos especializados en otorrinolaringología está detectando un aumento en sus consultas por pérdida de olfato o gusto. En un 60% esos síntomas están relacionadas con la COVID-19.

En resumen

La pérdida de olfato y gusto es uno de los síntomas que nos puede indicar que podríamos habernos contagiado de coronavirus. En los últimos meses las consultas a los otorrinos han aumentado considerablemente y se están registrando un número creciente de casos que refieren la hiposmia, es decir, pérdida parcial o anosmia, pérdida completa, del olfato y el gusto.

Se estima que hasta el 60% de estas consultas están originadas por la infección de la COVID-19. Habitualmente, aunque poco grave, la pérdida del gusto y el olfato deterioran nuestra calidad de vida, se ve deteriorada.

Antes del Covid

Hasta ahora, sólo un 4% de las consultas de otorrinolaringología estaban relacionadas con este síntoma, sin embargo, durante la pandemia de coronavirus se han disparado. Anteriormente perder el olfato y el gusto venía provocado, principalmente por catarros u otras patologías menores.

Según estudios científicos publicados hasta el 80% de los pacientes de coronavirus pueden mostrar hiposmia o anosmia. También se ha comprobado, y aquí está la buena noticia, que dos meses después de la infección- aproximadamente- se vuelve a recuperar la capacidad olfativa por completo y recuperamos de nuevo el sabor de los alimentos.

Recuperar el olfato con rehabilitación

Sin embargo, algunos pacientes pueden quedar con secuelas y deben ser sometidos a una rehabilitación olfativa en la que se entrena el olfato, se fortalecen las células sensoriales con el fin de aumentar las conexiones entre ellas, entre la nariz y el cerebro. Los especialistas aseguran que oler "determinadas sustancias pueden mejorar el olfato, entre ellas estarían las frutas, las rosas, el clavo o sustancias resinosas como el eucalipto. Con ellos, el paciente logra estimular su olfato y también otras áreas del cerebro, con recuerdos sobre la forma, el sabor o el color de la sustancia que genera el olor".

Distintos hospitales están realizando ya test de olfato para llevar a cabo la rehabilitación y el tratamiento más adecuado después de haber superado el coronavirus.

Publicidad