Embrión

Publicidad

Avance científico

Científicos crean embriones sintéticos de ratón que ayudarán a conocer las causas de abortos espontáneos

Estos embriones se llaman "blastoides" y tienen la misma estructura que los blastocistos naturales. Este estudio ayudará a conocer cuáles son los problemas relacionados con el embarazo, la infertilidad o enfermedades que pueden aparecer en distintas etapas de la vida

En resumen

  • El estudio aportará información para crear órganos humanos para trasplantes
  • Por primera vez se han creado estructuras de ratón de una sola célula

Un equipo de investigadores ha creado embriones sintéticos de ratón que supondrán un avance para conocer, sin necesidad de utilizar embriones naturales ni gametos, el desarrollo de los primeros estadios embrionarios, las causas de abortos espontáneos o la aparición de enfermedades como el Alzheimer.

El estudio liderado por el doctor Juan Carlos Izpisua será muy útil para crear órganos humanos para trasplantes. Por primera vez un estudio ha creado estructuras de ratón similares a los blastocistos, llamadas blastoides, a partir del cultivo in vitro de una sola célula, evitando así el uso de embriones naturales para llevar a cabo este tipo de estudios.

El estudio, que ha sido publicado en la revista 'Cell', evidencia que estos "blastoides" tienen la misma estructura que los blastocistos naturales y podrían servir no solo para avanzar en el conocimiento del desarrollo embrionario temprano, sino también para estudiar los problemas relacionados con el embarazo, la infertilidad o enfermedades que pueden aparecer en distintas etapas de la vida.

Se sabe muy poco sobre el desarrollo de los blastocistos naturales, ya que los modelos animales, como ratones, producen estas estructuras en pequeñas cantidades y, por lo tanto, no se pueden evaluar fácilmente los efectos en su desarrollo por la falta de nutrientes, la exposición a toxinas o una variedad de mutaciones genéticas o epigenéticas.

El equipo de investigadores desarrolló los "blastoides" utilizando células embrionarias de ratón. Para ello, las células adultas se convirtieron, en primer lugar, en células madre pluripotentes inducidas o iPS. Para inducir a las células iPS a formar "blastoides" se pusieron en una solución química para aumentar su capacidad de desarrollo y, posteriormente, se cultivaron en pequeños grupos en un medio de cultivo especial donde pronto formaron conexiones entre sí y a continuación, las células conectadas comenzaron a formar una esfera con una capa interna y otra externa.

Los "blastoides" contenían los tres tipos de células primordiales (de donde provienen todas las células de un organismo adulto, incluyendo también la placenta y derivados) que se encuentran en los blastocistos naturales. También tenían un tamaño y un perfil de expresión génica similar al de los blastocistos naturales.

Publicidad